“Debemos dejar las emociones a un lado y hacer un análisis serio”, señaló un portavoz de Vladimir Putin