Los jugadores de los Rojos son mucho más jóvenes que los de Flamengo; Gigliotti, con 30 años, fue el más veterano de la final