Hace una semana el papa Francisco llegó a la capital de Bangladesh, una de las más pobladas del mundo; postales de un lugar del mundo poco conocido