Piden preventiva para el presunto autor material del crimen de Abril

0
8

Hoy se cumple un mes de que el país se estremeció con el crimen de una nena de 12 años en la ciudad de La Plata: a Abril Bogado le pegaron un tiro en la frente los ladrones que abordaron a su familia cuando intentaba entrar en su casa de 510 entre 10 y 11 al regreso de una fiesta. La bala no le dio ninguna chance. Murió poco después de entrar en el hospital al que la llevó su propio padre.

A los dos supuestos responsables los atraparon en cuestión de horas; uno tiene 17 años y el fuero de Responsabilidad Penal Juvenil ya le dictó la preventiva, mientras que para el otro -mayor de edad- la fiscal Betina Lacki le pidió ayer la misma medida.

Excepto que ocurra algo que escape a todo pronóstico, el juez de Garantías Pablo Raele la confirmaría en los próximos días, dijeron fuentes judiciales citadas por el diario El Día de La Plata.

El acusado es José Echegaray Biel, alias “Pepito”, a quien Lacki le imputó el delito de “robo calificado, homicidio criminis causa y portación de arma de guerra, todos agravados por contar con antecedentes penales y por la participación de un menor”.

En simultáneo, la fiscal también pidió la preventiva de Echegaray por “tentativa de robo calificado”, ya que antes de atacar a la familia Bogado el mismo par de delincuentes quiso interceptar a un joven que tenía estacionado el auto justo enfrente, pero él pudo subirse y escapar a toda velocidad.

Raele le había habilitado a la fiscal una prórroga para elevar el pedido de prisión preventiva debido a que quedaban pendientes pericias que eran consideradas “clave” para la causa, entre ellas el cotejo para determinar si del arma secuestrada al detenido -un revólver “Taurus calibre .38 Special- surgió el disparó que mató a la niña.

La fiscal recibió en los últimos días el informe del peritaje realizado por Gendarmería Nacional (GNA) que determinó que el revólver que se utilizó para matar a la víctima ”es el mismo que le decomisaron” a Echegaray al momento de la detención.

Asi surgió del cotejo del proyectil extraído a la víctima durante la autopsia y el material testigo aportado por personal de la Dirección de Criminalística y Estudios Forenses de la GNA, obtenido del revólver 38.

“El proyectil obtenido de la operación de autopsia atravesó el interior del cañón del revólver marca TAURUS calibre.38 SPL peritado por Gendarmería, por lo que se determinó que la bala que mató a la chica salió del arma secuestrada en poder del acusado”, detalló una fuente a cargo del peritaje.

Abril estudiaba en el Colegio Normal 1 y al momento del ataque estaba sentada en el asiento trasero del Renault Sandero bordó de sus padres, junto con su mamá, Laura Pupo (44) y su hermanita de 4 años. Al volante del auto iba su padre, Cristian Bogado (42) y como acompañante el abuelo Hugo (73). Todos volvían de una fiesta y pretendían entrar el coche al garaje. Eran las 4.30 de la mañana.

Después de intentar asaltar sin éxito al joven del coche estacionado, los ladrones fueron directo hacia los Bogado. La secuencia fue rápida, confusa y letal. Uno de ellos (supuestamente “Pepito”) enloqueció al advertir que la puerta trasera del Sandero estaba cerrada, sin escuchar que Cristian estaba dispuesto a abrirla. Sonó el tiro que atravesó la ventanilla derecha trasera. Y, tras un breve forcejeo en el que le sacaron la billetera a Cristian, escaparon.

Abril estaba herida de muerte. Las cámaras de seguridad de la cuadra registraron con mucha nitidez la secuencia y fueron clave para identificar, en pocas horas, a los dos principales acusados. Testigos reservados hicieron su parte.

El primero en caer fue Echegaray, en un enfrentamiento con policías que fueron a buscarlo a 5 y 505. En ese tiroteo resultó herido en una pierna y se le secuestró el revólver calibre 38 que lo complicó definitivamente con el crimen. Dijo, en su defensa, “se me escapó el tiro”.

Por la trayectoria del balazo, las imágenes del video y el hecho de que las ventanillas no estaban polarizadas, los investigadores están convencidos de que Echegaray “tiró a matar”. Horas más tarde cayó en el barrio El Mercadito el adolescente de 17 años, con varios antecedentes y -argumenta su familia- graves problemas de adicciones.

Con la captura de Echegaray sobrevino un fuerte debate que dejó a la justicia, otra vez, en el centro de la polémica.

Es que el 22 de julio de 2015 Echegaray salió de la Unidad Nº 18 de Gorina luego de una condena por robo agravado y tentativa de homicidio dictada en 2012 y que debía extenderse hasta el 22 de julio de 2018. Dos informes interdisciplinarios generados tras el pedido del Juzgado Nº 2 constan en su legajo; uno de noviembre de 2014 y el segundo de junio de 2015.

El Departamento Técnico Criminológico del SPB determinó la “inconveniencia” de que “Pepito” recupere su libertad. De todas formas, el Juez de Ejecución Penal Nº 2, José Villafañe, lo soltó. Este mismo juez firmó otras morigeraciones que tuvieron consecuencias trágicas.