Puerta fue recibido como embajador por el Rey de España y hablaron de Argentina y la región

0
68

Este jueves se concretó oficialmente el final del protocolo real, donde Felipe VI recibió las cartas credenciales del misionero Ramón Puerta como embajador de la Argentina en España. El protocolo, en Plaza Mayor, y en el Palacio Real, fue seguido por familiares, amigos y decenas de turistas que suelen contemplar este tipo de ceremonias históricas para Madrid. El ex gobernador misionero estuvo reunido por más de 30 minutos con Felipe y el canciller español José Manuel García Margallo, donde hablaron de Macri, la oposición y los últimos sucesos en la región, como la crisis en Brasil.

MADRID, España (Enviados Especiales). El embajador argentino en España, Federico Ramón Puerta, destacó la “enorme predisposición” y el “interés social, cultural y político” que expuso el Rey Felipe VI a la hora de fortalecer las relaciones bilaterales entre ambos países.
“Te voy a llamar Presidente…”, le dijo Felipe al misionero Puerta en uno de los salones protocolares del Palacio Real, recordando las 48 horas que el ahora diplomático ejerció la Presidencia de la Nación, en 2001, tras la renuncia de Fernando de la Rúa.
Este jueves por la mañana, a las 11.00 en punto, Felipe habló más de 35 minutos con Puerta en su despacho, donde oficialmente se materializó el “acto oficial de entrega de cartas credenciales del Embajador argentino ante su majestad el Rey”, reza el anuncio oficial.
En el cónclave, estaban Felipe, Puerta y el canciller y ministro de Asuntos Exteriores del Gobierno de España, José Manuel García-Margallo y Marfil, uno de los hombres fuertes del Partido Popular.
Margallo ya había estado en varias oportunidades con Puerta, cuando el misionero ni siquiera pensaba en su carrera diplomática como embajador.

ramon-en-caruaje-2
“Ramón no sólo sabe de la política de su país, sino también lo que pasa alrededor de su hermosa provincia, como Brasil y Paraguay”, le apuntó Margallo al Rey.
Desde ese momento, el ceñido protocolo se convirtió en una charla amena por más de media hora, mientras en una sala contigua aguardaban presentar sus cartas diplomáticas los también embajadores de la República de Azerbaiyán, Bolivia, Guatemala, Ucrania y Mongolia.
La charla entre el Rey, el Canciller y el embajador Puerta se extendió más de lo establecido. Obviamente se habló de temas puramente institucionales pero también de la situación política y social de Argentina y Brasil.
“El Rey celebró el trato de respeto que el presidente Mauricio Macri entabla con la oposición en la Argentina; y se mostró muy contento con el rumbo institucional que viene reconstruyendo la Argentina”, destacó Puerta, en síntesis, sobre algunos pasajes de la charla.
Sobre el Brasil, el Rey y el canciller Margallo mostraron “preocupación” por el ‘impeachment’ que terminó con la presidencia de Dilma. Y en ese análisis, Felipe y el Canciller observaron que la transición de cambio de poder en la Argentina se viene dando con mucha naturalidad política e institucional.
“Ha sido una buena decisión la de Macri le llevar al diputado Sergio Massa a la cumbre de Davos, como uno de los principales referentes de la oposición en la Argentina. Ha sido un gesto muy bien visto acá en Europa”, le comunico Felipe VI al misionero Puerta, quien le aclaró que él también proviene del peronismo y fue candidato en las elecciones de 2015, casualmente en el frente UNA que proponía a Massa como presidente.

También el Rey se mostró versado en otras figuras de la política Argentina. Se declaró “amigo” del ministro de Economía, Alfonso Prat Gay y dijo conocer a Daniel Scioli y su “extrema” cercanía a Cristina Fernández de Kirchner. También del poder que aún conserva el peronismo en el Parlamento y las provincias.
En otro pasaje de la charla, Felipe dijo saber del debate que se está dando en el Congreso de la Nación para aprobar leyes que faciliten las aperturas de inversiones extranjeras a la Argentina y de la incipiente lucha contra la corrupción.
“En todo momento el Rey Felipe se mostró contento por lo que estaba pasando en la Argentina”, remarcó Puerta ante la prensa, apenas abandonaba el Palacio Real junto a su familia, amigos y miembros de la Embajada argentina en este país.

PROTOCOLO EN LA PLAZA MAYOR
La ceremonia de actas de credenciales diplomáticas de los embajadores ante el Rey de España se ha convertido en una suerte de fiesta popular para curiosos y centenares de turistas que desfilan, a diario, por las calles empedradas de Plaza Mayor, pleno centro histórico de Madrid.
Durante la mañana de este jueves, el misionero Ramón Puerta tuvo que cumplir con un riguroso protocolo de recepción que lleva una tradición milenaria.
A las 10.00, Puerta se presentó ante el Palacio Santa Cruz, sede del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, donde fue recibido por el canciller José Manuel García-Margallo y Marfil, y la Escuadra de Batidores.
Un poco después, se dispara la ceremonia de visita y acceso al Palacio Real. Desde el Palacio de Santa Cruz y hasta las puertas de la casa del Rey, el embajador Puerta fue trasladado en una berlina de gala tirada por seis caballos y custodiado por la Guardia Real. En la plaza de la Armería, frente al Palacio Real donde la esperaba Felipe, el misionero Puerta fue recibido con honores por efectivos de la Escuadra de Fusiles y Bandera y de la Banda de Música, donde se entonó el himno nacional argentino.
Puerta llegó hasta el Palacio acompañado de su madre Zulema, sus hijos Pedro y Lucio, su hermana Zulemita, familiares, amigos y miembros del cuerpo diplomático de la Embajada de España en Madrid.

FSV.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here