Un hombre fue demorado por Guardaparques Nacionales en el límite Este, del área protegida. Ocurrió en el día de ayer, cuando en una recorrida de rutina, dentro del área intangible del Parque Nacional Iguazú, los Guardaparques sorprendieron a un hombre cazando, con él encontraron faenado dos ejemplares de la especie Pecarí de Collar o “tateto”, con un peso total de 20 kg aproximadamente de carne, 1 (una) escopeta calibre 28 cargada con municiones lista para disparar, 1 (un) cuchillo carnicero y 1 (una) linterna de tres elementos (pilas). Según información que brindó el cazador furtivo de 28 años de edad, oriundo de la localidad de Andresito, el mismo estaba internado en el monte hacía un día, dormía en una “hamaca paraguaya” desde donde esperaba a las presas. Después de detenido, y tomado los datos, fue trasladado por personal de Gendarmería Nacional sección Andresito, hasta el Hospital local para revisación médica y después demorado en Gendarmería. Los Guardaparques Nacionales labraron las instrucciones de rigor, ordenado por la Fiscalía de Eldorado a cargo de la Dra Salgado, donde la acción del cazador furtivo quedó bajo la caratula “Daño contra la propiedad del Estado”, horas después la persona fue liberada por orden del Juez, pero quedo supeditada a la causa. Intervino en el procedimiento la Justicia Provincial por tenencia ilegal de arma de fuego, quien determinará la sanción correspondiente. Con la carne incautada se procedió a la desnaturalización por parte de Guardaparques Nacionales, supervisada por personal de SENASA y Gendarmería sección Andresito.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here